Los socialistas registran en las Cortes una petición para crear una Comisión de Investigación afirmando que “no se trata de buscar culpables sino delimitar responsabilidades no solo políticas sino también desde el punto de vista jurídico, ético y moral, además de sacar conclusiones para cambiar el modelo residencial en la Comunidad”

Los Procuradores del PSOE por Salamanca, Rosa Rubio y Juan Luis Cepa, han informado hoy en rueda de prensa sobre la petición registrada en las Cortes de Castilla y León por el Grupo Parlamentario Socialista pidiendo la creación de una Comisión de investigación donde se esclarezca la gestión realizada por la Junta en las residencias de mayores durante los momentos más duros de la pandemia y poder conocer “qué es lo que falló, que pasó, y evitar que vuelva a suceder o se vuelva a repetir” han dicho.

Hasta ahora, tanto PP como Ciudadanos se han opuesto a crear esta Comisión que ahora si puede ser posible gracias al cambio en la mayoría parlamentaria propiciado por la moción de censura que presentaron los socialistas, “porque siempre” ha indicado Juan Luis Cepa,  “tanto PP como Ciudadanos han querido callar, diluir y ocultar lo que pasó” y no aclarar ni explicar los cambios de criterio que tuvo la Junta en los protocolos de actuación en las residencias de mayores en los momentos más duros de la pandemia.

Cepa ha recordado que la primera orden dada por el gobierno de Mañueco e Igea en aquellos momentos de crisis sanitaria fue que no se trasladará ningún residente a los hospitales, “desamparando a nuestros mayores y abandonándolos a su suerte”,  después modificaron la norma para permitir este traslado en casos muy excepcionales siempre y cuando el residente tuviera serias opciones de recuperación, “hasta aquí fueron capaces de llegar”, para terminar optando por trasladar a aquellas personas que decidieran los equipos Covid de las residencias, “eludiendo toda su responsabilidad”. Aquí está el meollo y lo que hay que investigar y aclarar, “determinando la responsabilidad no solo política sino también jurídica, ética y moral”, ha señalado el procurador socialista.

Esta es la base y son las razones por la que PP y Ciudadanos siempre se han opuesto a que esta cuestión se investigue, ha añadido, “¿Cómo puede ser que Castilla y León sea la tercera comunidad de España donde hubo más fallecidos en la residencias?” Se ha preguntado el procurador salmantino, “eso quiere decir que algo se hizo mal y hay que investigarlo porque es fundamental”

Cepa ha apuntado que tras la investigación hay que sacar conclusiones para establecer un modelo residencial que sea digno para los mayores, “se lo debemos”. No se trata de buscar responsables o culpables, “hay que saber qué pasó para que esto no vuelva a ocurrir” ha concluido.

En estos mismos términos se ha mostrado Rosa Rubio quien ha denunciado la falta de transparencia del ejecutivo presidido por Mañueco, y de la Consejería de Salud, a la hora de explicar la gestión que ha llevado la Junta en las residencias y sobre lo ocurrido en estos centros en la etapa más dura de la crisis sanitaria.

PP y Ciudadanos siempre se han negado a que se conozca y se sepa la verdad, ha indicado Rubio, “y Ciudadanos incluso faltando a su palabra y a su compromiso favorable a crear esa Comisión de investigación para luego votar en contra”, ha incidido, “¿Será qué tienen algo que ocultar?” añadió. Ambas formaciones siempre han entendido el sistema residencial como un negocio, primando a las empresas privadas y protegiéndolas frente al interés general, ha señalado la parlamentaria socialista, “Mañueco e Igea siguen protegiendo a los más poderosos frente a los más vulnerables a los que les dan las espalda”

A esto hay que añadir la falta de personal y las precarias condiciones laborales que se produce en estos centros. Este es el modelo residencial que defiende la Junta, “un modelo que han tenido abandonado durante más de 30 años”. Existe una mala imagen de las residencias debido a la falta de transparencia y donde ha primado “el negocio y no el servicio”, y solo hay un culpable, “la Junta de Castilla y León”, ha remachado.

La procuradora salmantina ha justificado sus afirmaciones aportando una serie de datos, en Castilla y León, ha explicado, hay 1.214 centros de carácter residencial de los que solo 25 son gestionados por la Junta. Concretamente en Salamanca, hay 7.402 plazas residenciales, de la cuales solo 2.339 son plazas públicas o concertadas.

Rosa Rubio ha aportado también en este sentido otras cifras que ha calificado como muy duras. En Salamanca, entre marzo del año pasado y hasta este mes de abril, “la mortalidad en residencia fue de 2.293 personas de un total de 6.255 residentes, 617 de los fallecidos fueron por Covid o síntomas compatibles con el Covid, el 36% de los fallecidos en ese periodo de tiempo, murieron en residencias

Estos datos justifican, “lo que es una necesidad social”, saber qué ocurrió en nuestras residencias para que no vuelva a ocurrir, “y es eso lo que pretendemos los socialistas con la petición de creación de una Comisión de Investigación registrada por el PSOE en las Cortes”, finalizó Rosa Rubio.