Las prioridades de la Presidencia española del Consejo de la UE

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha presentado las cuatro prioridades de la Presidencia española del Consejo de la UE, que asumirá a partir del próximo 1 de julio: impulsar la reindustrialización de Europa, avanzar hacia la transición ecológica, consolidar el pilar social y reforzar la unidad europea.

Sánchez ha afirmado, ante una representación de los embajadores de los veintisiete Estados miembros que han asistido al acto, que España asume la Presidencia rotatoria del Consejo “con gratitud y humildad y con una ambición decidida a hacer de ella un instrumento útil que mejore la vida de la gente y acerque aún más Europa a la ciudadanía”.

Tras destacar que España es un país “profundamente europeísta”, ha recordado que la última vez que se hizo cargo de la Presidencia rotatoria fue en 2010 y que, desde entonces, Europa ha vivido una crisis financiera, el Brexit, la peor pandemia del último siglo y el actual conflicto de Ucrania, que ha provocado más refugiados y desplazados que la I Guerra Mundial.

“Hoy la Unión está más unida que nunca”, ha defendido Pedro Sánchez, antes de referirse a los numerosos cambios que se están produciendo en el mundo, entre ellos, el cambio del orden internacional, el de los límites entre la tecnología y lo humano, la forma de concebir la democracia, el rol del sector público, los Estados-nación y los principios que guían la actividad económica y su relación con el medio ambiente ante la emergencia climática.

Cuatro prioridades

El presidente del Gobierno ha explicado que las cuatro prioridades de la Presidencia española están “muy en línea con las principales preocupaciones y demandas de nuestros conciudadanos”.

En primer lugar, ha abogado por reindustrializar Europa y garantizar la Autonomía Estratégica Abierta. A este respecto, se ha mostrado convencido de que, si la Unión Europea “hace las cosas bien en esta década, podría convertirse en un referente de producción de energía renovable, de electrolizadores, de servicios de conectividad digital, de robótica avanzada, de biofertilizantes, y de productos farmacéuticos de última generación“.

Como segunda prioridad, ha subrayado la necesidad de avanzar hacia la transición ecológica y la adaptación ambiental. Para ello, ha recordado la importancia que tendrán la cumbre de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de la Agenda 2030, en Naciones Unidas, y la cumbre climática.

Sánchez ha asegurado que esta transición permitirá ahorrar hasta 133.000 millones de euros a Europa en importaciones de combustibles fósiles hasta 2030 y crear hasta un millón de empleos, además de hacer su economía más competitiva.

En tercer lugar, ha afirmado que la UE debe consolidar el pilar social para hacer de Europa un continente y un proyecto político con mayor justicia social y económica.

Para ello, ha defendido que es preciso acabar de una vez por todas con todas las vías de elusión fiscal, de evasión fiscal de las grandes fortunas y también de las grandes corporaciones globales.

Ha indicado que la Presidencia española va a “trabajar para acabar con esta injusticia e impulsar la fijación de unos estándares mínimos de tributación empresarial en todos los Estados miembros en particular en el ámbito digital y en combatir las vías de evasión fiscal, de elusión fiscal y el uso de sociedades fantasma”.

La cuarta prioridad será la de reforzar la unidad de Europa, para lo cual la Presidencia española incidirá en una mayor profundización del mercado interior, para culminar con la unión bancaria y la unión de los mercados de capitales, y en una mejora de los instrumentos comunes, como los fondos NextGenerationEU, al mismo tiempo que avanzar en debates como el Pacto de Migración y Asilo.

comparte

Más actualidad

Sugerencias