Rosa Rubio, procuradora del PSOE por Salamanca, recuerda que un informe de PSOE, Ciudadanos y Grupo Mixto fruto de la Comisión de Investigación resume la contratación y licitación del HUBU como “un proceso oscuro, irregular y plagado de sospechas” y señala que la cifra total del HUBU equivale a más de la mitad de la mayor obra pública construida en el mundo, la ampliación del Canal de Panamá”, ha denunciado

La procuradora del PSOE por Salamanca ha defendido hoy en las Cortes que el Consejo de Cuentas fiscalice la construcción y explotación del Hospital de Burgos tal y como recoge la propuesta socialista de modificación al Plan de fiscalizaciones del Consejo de Cuentas que PP y Cs votaron en contra.

En su intervención en defensa de la propuesta socialista, Rubio, reprochó al presidente de la Comisión la falta de respeto porque el informe elaborado por el Consejo de Cuentas sobre la propuesta haya sido trasladado al PSOE con 24 horas escasas de antelación “y no con las 48 horas que establece el reglamento de la cámara y eso a pesar de que entró en las Cortes en el mes de mayo” y recordó que hace un año el presidente del Consejo de Cuentas señaló no tener inconveniente en investigar cualquier tipo de actuación de la Administración de la Junta de Castilla y León, incluido el Hospital de Burgos” por lo que calificó de “chocante” que ahora el informe traslade lo contrario bajo el argumento de que ha fiscalizado “cachitos del HUBU.”

Rubio insistió en que la propuesta socialista se ciñe al ámbito de la función fiscalizadora del Consejo de Cuentas y en que “no se trata de una propuesta caprichosa dado que estamos hablando del hospital más caro de Castilla y León, que acabará costando a los castellanos y leoneses más de 2.000 millones de euros en 30 años, canon de 70 millones al año incluido.”

“La cifra total del HUBU equivale a más de la mitad de la mayor obra pública construida en el mundo, la ampliación del Canal de Panamá, 3.400 millones de euros”, denunció.

En esta línea, la portavoz socialista expuso que la licitación del HUBU en 2016 por importe de 230 millones ha sufrido modificaciones en su proyecto hasta alcanzar la cifra de 500 millones, “más del doble de lo presupuestado inicialmente.”

“Todo desmiente al anterior presidente Juan Vicente Herrera quien dijo que sería más barato, más rápido y que no aumentaría la deuda pública. Ninguna de las tres cosas en verdad”, aseguró Rubio, que denunció las ampliaciones de presupuesto permitidas por la Junta por modificados llegando a compensar con 34 millones a la empresa adjudicataria por su propio retraso en las obras.

“Además nos endeudamos para prestarle dinero a la concesionaria a la que pagamos por la construcción y por el canon de uso”, señaló tras exponer que la Junta pidió un préstamo de 100 millones de euros al Banco Europeo de Inversiones para prestárselo al concesionario del hospital durante su construcción.

“Y la Junta está constantemente en trifulcas jurídicas por los incumplimientos de los gestores del HUBU”, añadió Rubio quien también recordó los perjuicios económicos y sanitarios para los burgaleses denunciados por la plataforma de sanidad pública de Burgos y las listas de espera de 25.000 burgaleses para una primera consulta que registra el hospital

“Y al chorreo de dinero público, le sigue el del agua en referencia a las filtraciones e inundaciones sufridas en los pasillos del hospital a consecuencia de la lluvia.

La representante socialista recordó de igual manera que el actual gerente del Sacyl, Manuel Mitadiel, señaló en su etapa de procurador de Ciudadanos que la gestión del HUBU “es perjudicial para las arcas públicas” o que en la adjudicación de este hospital “se vivió la multiplicación de los panes y los peces ya que existió un sobrecoste de 37 millones de euros”

“Por coherencia con sus propias palabras, Ciudadanos debería haber votado a favor”, señaló Rubio quien finalizó reiterando que “el grupo socialista no parará de exigir la reversión del HUBU, que sea plenamente público para que el dinero que cada año va a empresas privadas acabe donde debe, en servicios públicos para los ciudadanos.”