El Gobierno destina 64,5 millones de euros del fondo de crisis para apoyar a agricultores y ganaderos

Esta partida procede de la reserva de crisis activada por la Comisión Europea para responder y ayudar a agricultores y ganaderos frente al alza de precios de materias primas y de la energía

La decisión se suma al importante paquete de medidas con apoyos y a disposición del sector agrícola y ganadero puesto en marcha por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, por un importe de 450 millones de euros, para fortalecer y protegerlo frente a las dificultades y poder seguir produciendo.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha anunciado que España recibirá 64,5 millones de euros, de los 500 millones de euros de la reserva de crisis habilitados por la Comisión Europea en el marco de la activación del artículo 219 de la Organización Común de Mercados Agrarios, para ayudar a los agricultores y ganaderos a afrontar el alza de precios de las materias primas y de los costes de producción como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania.

España es el segundo país comunitario que más ayudas va a recibir de este fondo gracias a las gestiones realizadas por el titular del ramo en el Consejo de Ministro de Agricultura de la Unión Europea celebrado en Bruselas donde se ha abordado las consecuencias de la crisis por la guerra en Ucrania en el sector agroalimentario.

Ayudas que, según ha confirmado el ministro, podrán complementar y se sumarán a los fondos nacionales que el Gobierno de España va a destinar a esta cuestión y en este sentido. El Ejecutivo trabaja ya, ha afirmado Planas, para definir con las comunidades autónomas y las organizaciones agrarias, cuáles son los sectores más afectados por las perturbaciones de mercado ocasionadas para determinar cómo se repartirán dichas ayudas.

El titular de Agricultura español ha informado que el Consejo de Ministros de la UE también se ha mostrado favorable a flexibilizar determinados requisitos de la Política Agraria Común (PAC) “para que  tierras, actualmente en barbecho, puedan cultivarse y, con ello,  mejorar nuestro nivel de abastecimiento”. En el caso de España, se trataría principalmente de maíz y de oleaginosas, el 22 % del maíz que importa España y que se usa principalmente en la alimentación animal procede de Ucrania, que es también el principal suministrador de aceite de girasol, ha explicado.

La PAC, ha añadido el ministro, obliga a dejar un 5 % de la tierra en barbecho, si bien, en España, “se declararon el año pasado en barbecho un 10 % de las superficies, 2,2 millones de hectáreas, de las 21,5 millones de hectáreas totales declaradas”.

Esta medida, junto con la flexibilización temporal de determinados requisitos para importar maíz que facilitará la entrada de materias primas destinadas a la alimentación animal, “permitirá aliviar la escasez momentánea de maíz que antes provenía de Ucrania para la elaboración de pienso”, ha indicado Planas.

Otra medida adoptadas y que ha hecho pública Planas ha sido el almacenamiento privado para la carne de porcino,  “un sector que también está atravesando una situación difícil en el conjunto de los Estados miembros, sobre todo aquellos afectados por la peste porcina africana”. El ministro ha reiterado la necesidad de que se incremente el porcentaje de anticipo de las ayudas directas de la PAC, para que el sector pueda contar con mayor liquidez

Con respecto a las ayudas de Estado, el ministro ha señalado que ante una situación tan excepcional como la actual, deben hacerse de manera complementaria a las medidas de carácter comunitarias, “con el objeto de garantizar el funcionamiento del mercado único, que es uno de los principales activos de nuestro sector”. Ha destacado que, en una crisis global, que afecta a Europa, “la respuesta tiene que ser europea”

En este sentido, Luis Planas se ha referido al paquete de medidas de apoyo a disposición del sector agrícola y ganadero puesto en marcha por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, por un importe de 450 millones de euros, “para fortalecerlo  y protegerlo frente a las dificultades y que pueda seguir produciendo”. A lo que ha añadido otros decretos ya aprobados como la reducción del 20% en los módulos del IRPF 2021, y que supone una disminución de la base imponible de unos 500 millones de euros para unos 918.000 trabajadores del campo, el aplazamiento del pago en las cuotas a la Seguridad Social, Planes hidrológicos para luchar y combatir la sequía, incremento de la oferta en cuanto a partidas y cuantías de las líneas de créditos en condiciones ventajosas, el control de las importaciones para que cumplan la normas comunitarias protegiendo los mercados interiores y la puesta en marcha de la Ley de Cadena Alimentaria vigilando que se cumpla, competencia que también afecta a las Comunidades Autónomas, prohibiendo que los agricultores y ganaderos tengan que vender a pérdidas o por debajo de los costes de producción

Todas estas medidas, las que se van a poner en marcha y las ya aprobadas, ha concluido Luis Planas “tienen como principal objetivo garantizar las explotaciones agrarias y ganaderas, gravemente afectados por la sequía, y por la subida de los costes energéticos entre otras cuestiones”.

 

Share:

More Posts

Send Us A Message