“Agravio” de la Junta hacia la sanidad animal en Castilla y León

La consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León (en manos de VOX) sigue con otra de sus maniobras para relajar y flexibilizar la sanidad animal, un aspecto de vital importancia para los profesionales del sector.

Ésta es la denuncia que llevó a cabo el Sindicato Veterinario de Castilla y León (Sivecal-Uscal), que indica que “mediante una Orden inconsistente se pretende apartar a los Jefes de Sección de Sanidad y Producción animal de sus funciones”.

Tras varios intentos de flexibilización de las medidas sanitarias vigentes en materia de sanidad animal, incluida la polémica Resolución de 10 de mayo de 2023, que tuvo que ser enmendada por el propio Ministerio de Agricultura por “vulnerar gravemente la normativa comunitaria y estatal”, la Dirección General de Producción Agrícola y Ganadera ha optado por la publicación en el portal de Gobierno Abierto de una ‘Propuesta de Orden por la que se estructuran en Castilla y León los planes y programas relativos a la gestión de la sanidad animal’.

Por ello, desde Sivecal-Uscal han enviado “una serie de alegaciones que ponen de nuevo en evidencia la falta de rigor y la superficialidad con la que la Junta de Castilla y León está tratando los temas de sanidad animal”.

La propuesta de Orden, que ya ha sido cuestionada por los Jefes de Sección de Sanidad y Producción Animal ante la consejería de Agricultura, Ganadería,, incluyendo su Secretaría General y sus Servicios Jurídicos, y la propia Inspección General de Servicios de la Consejería de la Presidencia, “de nuevo quebranta todos los principios básicos de la epidemiología veterinaria, y según denuncian los propios Jefes de Sección, ignora los tres aspectos clave de la sanidad animal con relación a la viabilidad de las explotaciones”.

La evidencia de que la enfermedad contagiosa desborda y traspasa los límites de la explotación individual.

La evidencia de que las enfermedades animales son verdaderas barreras sanitarias en el comercio pecuario.

Que la sanidad animal constituye la esencia misma de la ganadería, “ya que representa el factor común de todas las operaciones a desarrollar en sus tres ciclos de la producción, industrialización y comercialización, y afecta simultáneamente al triple aspecto de lo económico, de lo social y de lo cultural, por cuanto es la condición indispensable para la viabilidad de la explotación pecuaria, resulta imprescindible para su utilización por la población humana y se reivindica como una exigencia prioritaria e irrenunciable de los pueblos desarrollados”.

“No hay que sustituir la mormativa actual”

Asimismo, desde el sindicato de veterinarios indican que es “innecesario e injustificado sustituir la normativa actual en vigor y publicar una nueva Orden que deroga la vigente Orden AYG/162/2004, de 9 de febrero. Creemos que es suficiente con actualizar varias cuestiones de la vigente normativa para mejorar los planes y programas que gestionan la Sanidad Animal de Castilla y León”.

“El articulado es un flagrante ataque a los cimientos de la Sanidad Animal pues no tiene en cuenta aspectos fundamentales de la epidemiología moderna, ni del concepto ‘One Health'”, denuncian.

De hecho, permite la designación “de un Director Regional y un Coordinador provincial mediante resolución del titular de la dirección general con competencia en materia de sanidad animal, arrinconando y obviando al Jefe de Servicio de Sanidad Animal y a los Jefes de Sección de Sanidad y Producción Animal, que son quienes tienen esa responsabilidad según define la estructura orgánica de la propia Consejería y la relación de puestos de trabajo”.

También “asienta la habilitación de veterinarios distintos a los de los Servicios Veterinarios Oficiales de la Consejería para llevar a cabo acciones sanitarias sometidas a reserva competencial en el Reglamento General de Sanidad Animal, que claramente especifica que solamente cabe nombrar personal colaborador con dichos Servicios Oficiales bajo la fórmula de “contratación” por la Consejería de los Graduados en Veterinaria que sean necesarios”.

“Crea Comisiones locales de seguimiento en las que no cuenta con los Jefes de Sección ni con los Veterinarios Coordinadores de las Unidades, en contra de las responsabilidades propias de éstos”.

Y no modula ni desarrolla la figura de los “veterinarios de explotación tal como actualmente indica el Real Decreto 364/2023, de 16 de mayo, por el que se establecen las bases de desarrollo de la normativa de la Unión Europea de sanidad animal, en lo relativo a las obligaciones de vigilancia del titular de la explotación y al plan sanitario integral de las explotaciones ganaderas, y por el que se modifican varias normas de ordenación ganaderas”, denuncia el sindicato de veterinarios de Castilla y León.

comparte

Más actualidad

Sugerencias